Bungie

¿En qué consiste el Bungie? 

En lanzarse al vacío –desde un puente, una torre, un helicóptero– con una cuerda sujetada a los pies y un arnés en la cintura. Algunos se han atrevido a desafiar el temor y han incursionado en campeonatos a nivel mundial. Los indios de la isla francesa de Pentecostés, en el Pacífico cerca de Australia, nunca imaginaron que aquel ritual de valentía y madurez que practicaban, se convertiría con los años en una actividad donde la adrenalina sube y se disfruta del vértigo. Hace más de 10 años el “club de los Deportes Peligrosos“, de Inglaterra, decidió tomar como iniciativa imitar la práctica de los nativos de Pentecostés. El objetivo… arriesgarse y divertirse. Como todo acto diferente y novedoso, este llamó la atención y ganó adeptos. A mediados de los noventa varios grupos de personas trajeron al país este curioso deporte y se instalaron en puentes como el de la Variante de Melgar a Espinal, sobre el río Sumapaz; en el puente sobre uno de los brazos de la represa del Sisga; en Medellín en la vía las palmas se construyó una torre para practicarlo, en fin, lo último está en Bogotá en el Parque Mundo Aventura donde es llamado Sky Coaster y la gente se lanza desde una grúa. s Amarrarse a la aventura El principio del lanzamiento parece sencillo. Con una cinta elástica de látex amarrada a los pies y un arnés en la cintura, la persona debe saltar de un sitio lo suficientemente alto con la cabeza de primero. Esa misma cuerda frena la dinámica de la caída libre, después de los lógicos vaivenes que produce el elástico. Segundos después el cuerpo recobra la quietud. El “Bungee jumping” se convierte entonces en una opción muy llamativa para todos aquellos que siempre han soñado con volar y más aún cuando la sensación de libertad ha sido durante toda la vida su obsesión. ¿Limites de edad? : lo mejor es que sea practicado por personas mayores de los 14 años, aunque en la mayoría de casos, para menores de 18 se exige una autorización firmada de alguno de sus padres, en cuanto al peso corporal, mínimo 40 kilos y máximo 140. En cuanto a las condiciones físicas, no se habla tanto de limitantes como si de ciertas condiciones en las que se debe tener cuidado por las consecuencias que podría acarrear un mal momento. Si la persona es consciente de que el salto le podría afectar, lo mejor es que lo evite, en todo caso existen algunas condiciones médicas que se deben tener en cuenta como: embarazo, presión alta, problemas cardiacos, desordenes neurológicos, epilepsia o problemas de espalda.

Después de haber evaluado las condiciones del osado deportista, viene la preparación para saltar al vacío. No es necesario tener experiencia en este tipo de actividades, tampoco necesitaras de indumentarias raras o vestimentas especiales para la practica del bungee, aunque si es aconsejable deshacerse de todo tipo de joyas y accesorios. Luego, viene toda la parafernalia. El equipo necesario, un nudo por allí, apretar un poco de más por allá y listo, de un momento a otro se encuentra parado de frente contra la inmensidad del mundo, dispuesto a encontrarse de frente con él y dejando poca distancia entre los dos.

La expectativa crece enormemente entre los asistentes. Los nervios se apoderan tanto de los espectadores como de quien en pocos segundos entrará en contacto con la libertad de los aires, únicamente explorada por las aves y los insectos. Una vez en la plataforma se escucha una voz, las miradas de incredulidad se confunden con el rápido latir del corazón y los miles de pensamientos que se pueden pasar en ese preciso instante. 5, 4, 3, 2, 1, B U N G E E…!!!!!!!!

El lazo o cordón que sostiene el cuerpo resorta como un caucho. Durante el salto, la sensación de caer de punta es tan indescriptible como el sentimiento de libertad absoluta experimentado durante la caída. De un momento a otro, ese momento, ese instante llega a su punto final, el suelo es lo más cercano a nuestras narices y es ahí cuando en realidad se siente la alegría de estar vivo. Una muy buena opción que aunque ya pasó de moda, recuerden que cuando llego al país fue todo un hit, no deja de ser una manera muy llamativa para sentir de cerca la inmensidad de nuestro planeta, la libertad de volar, así sea por unos pocos segundos. ¡Atrévete!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *