Espeleología en España

Para aquellos que no están familiarizados con el término, la espeleología es la ciencia encargada de la exploración y el estudio de las cuevas o las simas, con la finalidad de poder identificar su formación, extensión y alguna otra característica particular de la cavidad investigada. Actualmente en España está actividad está dirigida por la Federación Española de Espeleología, fundada en 1983. Debido a lo arriesgado de esta actividad, muchas de las cuevas -a diferencia de las simas- investigadas están cerradas al paso del público, debido a que se necesita un equipo especial y un conocimiento previo de las técnicas para escalar y descender las paredes de estas cuevas en situaciones precarias.

Esta actividad con el paso del tiempo se ha ido convirtiendo en un deporte para aquellos que son amantes de las aventuras extremas, llamado espeleísmo. Si te estás iniciando en esta actividad por deporte, una de las mejores recomendaciones que te podernos dar, es que al momento de elegir una ruta infórmate bien sobre el nivel de dificultad de la misma para que así no sufras lesión alguna durante la práctica y puedas disfrutar de este paseo.

¿Dónde practicar espeleología en España?

Entre las cuevas con menor dificultad se encuentra la cueva de la moneda, ubicada en la sierra Espuña. Esta cavidad posee una longitud de 4.74 km y al entrar, lo primero que tendrás que hacer es deslizarte unos 10 metros hacia el fondo de la cueva para comenzar el recorrido, el cual te ofrece una gran vista de las estructuras que se encuentran en el interior de nuestra hermosa tierra. Si ya posees cierta experiencia con el trabajo de cuerdas, deberías probar ir a la cueva Lóbrega. Después de una buena y relajante caminata, llegarás a esta hermosa cueva, la cual en un comienzo fue investigada con fines científicos, ya que aquí se han conseguido restos de cadáveres y vasijas del período neolítico.

En el recorrido de 4.2 km, encontrarás tanto lugares estrechos en los cuales en ocasiones es necesario culebrear por el piso -por lo cual es indispensable el uso del casco- como lugares amplios para descansar y poder recuperar energías. Y en el caso de que ya poseas una gran experiencia y seas un experto en esta disciplina, una de nuestras recomendaciones es la sima Cebolleja. Esta ruta posee una extensión de 152.81 km. En esta ruta, la dificultad reside en que se hace por la ruta de un río interno de la montaña, así que por lo tanto la vía se encuentra sumamente resbaladiza y puede ser peligroso si no se lleva el equipo adecuado, ya que hay descensos de hasta 19 metros.

Finalmente, si necesitas escaparte de la ciudad y disfrutar de las bondades de la naturaleza, deberías tomar una de estas rutas -acorde a tu experiencia- para que disfrutes un rato diferente y agradable en la naturaleza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *