Motos de enduro

En general, las motos de enduro están equipadas con motores de cuatro tiempos, lo que les otorga un andar más tranquilo. Además, el hecho de que funcionen sólo con nafta (no con mezcla) permite que uno pueda recorrer grandes extensiones abasteciéndose de combustible en cualquier estación de servicio.

Las motos de enduro generalmente son más pesadas: entre 100 y 195 kilogramos, aproximadamente, según la cilindrada, la marca y el modelo. En consecuencia, es importante saber el uso exacto que se le dará al vehículo antes de comprarlo, para optar por la mejor alternativa. Por ejemplo, si uno tiene experiencia en el manejo de este tipo de motos y piensa realizar viajes largos, seguramente adquirirá un rodado de una cilindrada de 250 centímetros cúbicos o más. Si en cambio tiene poca experiencia, recorre generalmente distancias cortas y pesa alrededor de 70 kilos, podrá cubrir sus necesidades con motores más pequeños. Estas motos tienen un recorrido de suspensión más reducido que las de cross, aunque suficiente para realizar sin problemas cualquier travesía. Así mismo, el perfil de las cubiertas es más alto, lo que evita que en un impacto sorpresivo se dañe una llanta. El enduro, a diferencia del moto cross, se practica generalmente a campo traviesa o por diversos caminos de tierra o cascajo.

En los mapas se confeccionan verdaderas hojas de ruta, en algunos tramos por caminos, en otros por sendas, hasta que de pronto se sale de toda huella y se comienza a utilizar un moderno GPS (navegador satelital) o una clásica brújula. Para aquellos que quieran tener alguna experiencia o encontrarse con compañeros de aventura, existen grupos que trazan una línea en un mapa y salen a recorrer las rutas. Hay agrupaciones de este tipo en todo el país, y a medida que se siga difundiendo la actividad será más fácil entrar en contacto con ellos.

Antiguamente esta practica era tomada por la totalidad de los participantes como una competencia, y en la actualidad existen dos grupos claramente definidos: el de los que compiten y otro, mayoritario, que realiza el recorrido siguiendo la hoja de ruta que diseñan los organizadores, mientras disfrutan del paisaje y superan cuidadosamente los distintos obstáculos que se encuentran durante el recorrido. Las luces son otra de las diferencias que existen entre las dos clases de motos, ya que las de cross no cuentan con ningún tipo de iluminación, mientras que las motos de enduro cuentan con luces delanteras, traseras y direccionales, lo que las hace aptas para circular en cualquier momento del día por zona urbanas, rutas o caminos.

Las motos de enduro también cuentan con instrumental básico: velocímetro y tacómetro, que son muy necesarios para recorrer una hoja de ruta determinada. Por otra parte, las motos de enduro son más apropiadas si uno desea transportar equipo de campamento o cualquier tipo de equipaje. En cuanto a las posibilidades de equipamiento, existe una gama muy variada de artículos y elementos, para protección de la moto y del conductor, mejoramiento de la iluminación e instrumental de navegación, que facilitan notablemente la práctica del enduro. En el momento de analizar las cubiertas también encontraremos diferencias.

Las motos de cross suelen equiparse con cubiertas con tacos, en sus diferentes versiones, según el tipo de terreno por el cual vamos a circular; mientras que en las de enduro el abanico de posibilidades es más amplio: Se pueden utilizar cubiertas con tacos, similares a las de cross pero con perfil más ancho, o bien las de suelo duro, aptas para transitar por rutas de asfalto, caminos de tierra y cascajo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *