Ventajas y desventajas de los deportes de riesgo

Día a día, los seres humanos pasan por vicisitudes que los comprometen a situaciones de estrés, que son consecuencias de algún problema laboral, familiar, económico, etc. También suele suceder que muchos, sin querer hacerlo, caen en la monotonía y pueden considerar su vida un poco aburrida, sintiendo que todo es un ciclo. Es por esto que muchas personas practican deportes de riesgo o mejor conocido como “deportes extremos”.

Para los que no lo sepan, los deportes de riesgos son aquellas actividades o especialidades ya existentes, pero varían en cuanto al nivel de dificultad o peligro que tienen para poder llevarlos a cabo. Por ejemplo, es una actividad “normal” usar una patineta en una plaza o una acera; pero se considera un deporte de riesgo hacerlo en avenidas o carreteras concurrentes. Cabe destacar que estos deportes iniciaron mucho antes de lo muchos han pensado, como por ejemplo, cuando se llevó a cabo la creación de la primera bicicleta o del primer avión; pero fueron popularizados en la década de los 90. Cada día que pasa, son más llamativos, siendo una industria que mueve 9 millones de dólares al año. Actualmente, muchos se anotan a practicar estos deportes para poder liberar esas situaciones de estrés que se mencionaron en un principio. Estos deportes tienen lugar en todo el mundo, haciendo que su práctica sea más flexible y es realizado más que todo por jóvenes que buscan satisfacer sus niveles de adrenalina.

Los deportes de riesgo no tienen un horario en específico ni tampoco una reglamentación fija, debido a que tienen esa capacidad de flexibilidad de poder adaptarse personalmente para la propia comodidad del practicante. Los mismos son una disciplina creativa, en donde se puede liberar un poco la tensión del estrés o de las preocupaciones que se adquiere diariamente. Cuando se practica un deporte extremo, sientes liberación, control de los miedos y altos niveles de adrenalina. Muchas personas que llevan a cabo estas actividades, desafían sus miedos.

Además, para involucrarse en un deporte de riesgo implica tener un peso corporal saludable, por lo tanto, ser participe ayuda a quemar el exceso de calorías y tonificar los músculos por las prácticas regulares del manejo.

También involucrarse en deportes extremos ayuda a socializar y formar parte de un grupo de amigos, donde lleven a cabo juntos concurrentemente esas actividades. Estos deportes traen también beneficios mentales, como lo es la resolución rápida de los problemas que se viven cotidianamente y pensamientos positivos, además, sentimientos de autorrealización que no se podrá encontrar con otras actividades que se realice, debido a que el ser humano reacciona de una manera diferente e impresionante a situaciones de riesgo. Es por eso que si se tiene el sentimiento de la monotonía, aburrimiento, estrés, preocupación, se debería intentar la práctica de algún deporte extremo, sea cual sea el más conveniente y accesible para uno.

Es una experiencia que pocos pueden realizar, si está al alcance de uno, no se puede desaprovechar la oportunidad. Igualmente, toda actividad que se realice de manera responsable y con precauciones, no trae consigo ninguna consecuencia negativa. ¡Buenos momentos traen grandes recuerdos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *